Barcelona acaba de ser descartada en la reciente ronda de votación que se lleva a cabo en Bruselas, sede de la Comisión Europea. De esta forma la industria farmacéutica española pierden una gran oportunidad para potenciar una industria de alto valor agregado que generaría sinergias en las áreas científicas, académicas y comerciales.

Lamentablemente han sido vanos los esfuerzos de las autoridades españolas, encabezadas por el Ministerio de Sanidad, las instituciones autonómicas y municipales, además de las asociaciones de Profesionales e industriales, para traer a Barcelona la sede de la AME.

Todavía siguen en competencia las ciudades de Copenhague, Milán y Amsterdam.

 

0 comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies