La industria naval europea apuesta por el hidrógeno

Jul 8, 202130 Segundos, 30S - Química, Noticias

La industria naviera se ha lanzado a la búsqueda de combustibles alternativos que sean más limpios de producir y menos contaminantes durante su combustión. Una de las primeras apuesta ha sido el uso de amoníaco como combustible naval limpio. Otro de los grandes candidatos a imponerse como combustible cero emisiones dominante es el hidrógeno.

Desde el 1 de enero, el sector ya no puede utilizar combustibles con un contenido de azufre superior a 0,5% y para el año 2050 se ha comprometido a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% en comparación a los niveles del 2008.
 
Noruega es uno de los países que más están apostando por el uso del hidrógeno para la propulsión de buques. Este mismo año 2021, el país escandinavo pondrá en funcionamiento un ferry eléctrico propulsado por hidrógeno que conectará los puertos de Hjelmeland, Skipavik y Nesvik. Tendrá una capacidad de 299 pasajeros y 80 automóviles y supondrá un ahorro de 4.000 toneladas/año de emisiones de CO2 a la atmósfera.

La agencia estatal de I+D noruega está patrocinando un proyecto para el desarrollo y construcción de un buque de suministro de hidrógeno líquido como combustible. Con una capacidad de carga de 9.000 m3, proporcionará servicios de abastecimiento de hidrógeno licuado a los buques mercantes

En Francia, a finales de año empezará a operar en París el primer buque comercial de transporte de mercancías del mundo que funciona con hidrógeno. El barco se encargará de trasladar mercancías en palés y contenedores por el río Sena y funcionará con hidrógeno comprimido producido por electrólisis.
 
En España, el Puerto de Málaga ya ha anunciado que instalará estaciones de hidrógeno destinadas a barcos y vehículos terrestres
 
Así funcionan los barcos impulsados por hidrógeno

El hidrógeno se obtiene mediante la electrólisis o ruptura de la molécula de agua, un proceso en el que se utiliza la electricidad para separar el hidrógeno del oxígeno. Si esa electricidad proviene de fuentes renovables, entonces hablamos de hidrógeno verde, porque en su proceso de producción sólo se emite vapor de agua.

Los buques propulsados por hidrógeno necesitan un sistema de almacenamiento de hidrógeno y una pila de combustible. El hidrógeno es almacenado para posteriormente ser introducido en la pila de combustible y, junto con el oxígeno captado del aire, se produce energía eléctrica que se utiliza para mover el buque. En la mayoría de los casos, este sistema sólo supone reducir un máximo de 5% de capacidad de carga.

 
Fuente: SYM Naval

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies